El fin de Brangelina

Que mejor forma de cerrar el mes del amor y la amistad que con un divorcio. Y no uno cualquiera como por el que, estadísticamente, pasan la mitad de los matrimonios hoy en día. No, esta vez se trata de un “súper divorcio” entre dos celebridades. “Brangelina” no va más.

Mi primera reacción fue la de muchos: “¿a quién coño le importa?”, pero viendo que el tema ha gozado de tanta difusión en redes y que incluso me he visto obligado a discutirlo con conocidos, quiero dejar constancia de mis opiniones en cuanto a este “fenómeno”, el cual aparentemente nos toca mucho más de lo que creí:

 

  1. No le den tan duro al viejo Pitt: Aunque es cierto que el man cambió a Jennifer Anniston por Angelina Jolie (un lujo que solo ese cabrón se puede dar), no es como cuando pillaste a tu papá mal parqueado con su secretaria y luego él compró tu silencio con regalos y helado, no. Esta vez se nota que él estaba realmente enamorado de Jolie, porque créanme que nadie se pone a adoptar niños de países tercermundistas si no cree que su relación va pa serio.

 

  1. Ya cálmense con los memes de Jennifer Anniston: Sencillo, si después de diez años usted aún siente “un fresquito” por alguna cagada que le pase a su ex, es porque NO HA SUPERADO A SU EX y punto. Dudo que Jennifer Anniston haya perdido sueño por esa vaina después del primer año así que ustedes tampoco deberían.

 

  1. Inocente hasta que se demuestre lo contrario: Los rumores dicen que Pitt habría dejado a Angelina por meterse con su nueva co-estrella, Marion Cotillard (que sería otro lujo exclusivo de ese desgraciado), pero esto no ha sido confirmado entonces no lo asumamos aún, recordemos que Angelina Jolie es el tipo de nena que solía andar con un vasito de sangre de su ex marido colgado en su cuello y que también se entucó a su propio hermano. Digo, con esas excentricidades no hay creerle las cosas de buenas a primeras, o por lo menos esperen un rato antes de mandar a hacer las camisetas de “Team Jolie”, “Team Cotillard” ¿quieren?

 

  1. Con gran un gran poder viene una gran responsabilidad: Aquí es donde van a acusarme de tener solidaridad de género pero es que seamos honestos, en caso de que el man sí le haya puesto los cachos a Angelina Jolie con Marion Cotillard, hay que reconocerle que un desliz en diez años es poco comparado con lo que se podría esperar. Suena horrible pero pregúntenle a un tipo común y corriente qué haría si el día de mañana se levantase con la pinta, la plata y la fama de Brad Pitt y probablemente les responda que jodería más peladitas que préstamo de ICETEX. Estamos hablando de un man que podría haberse comido a medio mundo (a lo Di Caprio) pero que siempre prefirió meterse en relaciones largas y comprometidas. Es como si Superman decidiera ir en bus en vez de volar a todos lados únicamente para sentirse más humano, y en eso hay que darle algo de crédito.

 

  1. ¡Que alguien por favor piense en los niños!: Y lo más importante de todo, ahora falta ver qué sucede con los peladitos, quienes son los que realmente se van a ver afectados con todo esto. Ah pero no hablo de los hijos biológicos, ellos son blancos y comparten las estructura ósea de dos de los seres más atractivos del planeta, creo que van a estar bien. No, hay que ver es qué termina sucediendo con los adoptados. Ojalá no terminen siendo ficha de canje tipo “ok, tú te quedas con la mayor pero dame uno de los gemelos y te encimo dos adoptados”, o que, cuando menos, les den un reality.

Deja un comentario