Reseña Suicide Squad

on

Admito que, como tu papá cuando te fue a ver en la obra del colegio, mis expectativas a la hora de ver Suicide Squad ya eran bastante bajas gracias no solo a las terribles reseñas que había recibido por parte de la crítica sino también por el paupérrimo desempeño que las películas del universo cinematográfico de DC Comics han demostrado.

Y sin embargo, en alguna parte del oscuro vacío negro que es mi alma albergaba la infinitesimal esperanza de que la película lograra lo que Warner Bros. y DC tan desesperadamente necesitan: acortar un poco la abismal distancia entre los súper éxitos mega taquilleros de Marvel Studios y las espantosas aberraciones que hasta ahora han salido por parte de DC.

Oh sorpresa, no lo lograron.

¿Esto significa que la película no hace absolutamente nada bien? No. De hecho uno hasta podría decir que es la mejor película del universo cinematográfico de DC hasta ahora.

Claro, dárselas por ser mejor que Batman V Superman, Man of Steel y el fiasco de Linterna Verde es como si Usaín Bolt se las picara por ganar los cien metros planos en las olimpiadas especiales, pero de todas maneras esto demuestra por lo menos algún tipo de “evolución” por parte de las películas de DC.

Los personajes de la película son pintorescos y en ocasiones logran entretenernos en medio del verguero de balas y explosiones que es Suicide Squad, pero estos momentos interesantes son solo chispazos esporádicos más que todo de parte de Margot Robbie y Will Smith, quien mandó todo a la mierda y simplemente se dedicó a ser Will Smith.

Más allá de eso la película es un verdadero desastre. El ritmo desenfrenado de la película hace que se pasen por la galleta a casi todos los personajes, y teniendo un elenco tan variopinto esto es casi una ofensa criminal (¿entienden? ¿Porque son criminales? ¿qué? No todos los chistes van a ser buenos). La edición es más brusca que un partido de rugby femenino y se apoyan tanto en la música que por momentos creí que estaba viendo un larguísimo videoclip de alguna estrella pop. Sí, la música de la película es excelente pero ver un pedazo de mierda mientras suena “Bohemian Rhapsody” no lo hace menos pedazo de mierda.

Podría tirarme veinte páginas rajando de cosas como el diseño de los enemigos genéricos que parecían sacados de los Power Rangers, el dizque “performance” de Cara Delevigne, o el uso (o falta de, más bien) que le dieron al Guasón (¿Me están diciendo que Jared Leto se preparó con tanta maricada para ESTO?) pero no quiero explayarme tanto ahora mismo dado que pronto subiré un podcast hablando del tema con unos compadres. Solo me limitaré a explicar que, para mí, Suicide Squad es como ese pelado del colegio que quería ser “cool” a toda costa: el que imitaba cualquier moda que fuese popular en el momento, se las tiraba de “malo” y que se pavoneaba por los pasillos asegurándose de que todos lo vieran, queriendo gritar “¡mírenme, soy cool!”.

Pero lamentablemente para ese pelado y para Suicide Squad, no hay nada menos cool que tener que decir “mírenme, soy cool”.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. ZaN dice:

    Deje de leer al momento que idolatra y tilda de fantásticas y taquilleras las de marvel (cuando no son tan así) mete a linterna verde dentro del nuevo DCEU y no ha visto la VE de BvS, no hay que ser fan pero sería lindo si se informa antes de soltar toda esa retaila de mierda maluca de forma rimbombante.

    pd. no estoy defendiendo la película solo la manera tan estúpida y tan mal hecha con la que intenta hacer una crítica express.

Deja un comentario