Pelando el cobre

bored


El poder absoluto corrompe absolutamente.

-George Orwell

Creo que ya he usado esa cita. No importa. Es tan apropiada para lo que quiero decir hoy que vale la redundancia.

Como se pueden imaginar voy a hablar un poco sobre algo relacionado con las elecciones presidenciales, y digo “algo relacionado” porque no quiero hablar del desenlace ni meterme en inanes debates políticos exponiendo el por qué “siento un fresquito” (por pequeño que sea) de que haya ganado Santos. Quería hablar brevemente sobre el inflamatorio discurso del otrora “prócer nacional” Álvaro Uribe Vélez.

En lo que simple y llanamente es el discurso más hipócrita que he escuchado en mi vida, Uribe acusó a Santos de impulsar “la mayor corrupción de la historia”, caracterizada por: abuso de poder; compra de votos; violación de leyes; propaganda ilegal, presiones del ejecutivo para intervenciones políticas de la justicia; amenazas de masacres e intimidación por parte de grupos terroristas y bandas criminales; y presión violenta de grupos terroristas sobre los electores para que votaran por el Presidente candidato. Luego se dio cuenta de su error y dijo “ah no, que pena, ese es un resumen ejecutivo de mi presidencia”, se calmó y se bajó del escenario.

Ojalá esa ultima parte fuera cierta.

Claro, Uribe es “un burro hablando de orejas”, solo que esta vez sería como si el burro tuviese antenas parabólicas en lugar de orejas y además estuviese criticando a alguien por ser “peludo, cuadrúpedo, carilargo, y además tener fama de bruto”. Mejor dicho, a Uribe se le olvidó la regla MÁS BÁSICA de los insultos: no jodas a alguien por algo que te puedan joder a vos. Es como si Elton John se la montara a alguien por amanerado. Uno simplemente no hace eso.

Lo más mamón es que esto DEBERÍA sorprendernos, pero no lo hace porque ya de un tiempo atrás venimos esperando que Uribe se deschavete por completo y pase de ser “loco gracioso” a villano de caricaturas. Y creo que esto es lo que finalmente lo logra. Esta puede ser la derrota que lo convierte de un doctor Chapatín en un Doctor Doom (¡si no la captan lean más comics, carajo!).

Así que decidí que la mejor forma de despedir la cordura de nuestro energúmeno ex líder supremo es haciendo dos cosas que no me gustan y para las cuales no soy bueno: la poesía y hablar de política.

Sin más preámbulos los dejo con esta obra titulada… “Pelando el cobre”.

(NOTA: Me gusta la poesía de Pombo y el Dr. Seuss, así que si pueden leerla de una forma medio cancionera, mejor.)

Pelando el cobre

Cerraron las urnas

Ganó el “menos pior”,

Pero entre la turba

Se escucha un fragor.

Pues no todo no estaba bien en el reino del café.

Un senador esta piedro y ya saben por qué.

Es que la idea de perder

le rasca, le pica.

Y si te le atraviesas,

Te da en la cara, marica.

El man estaba puto, andaba verraco

Y sus detractores gritaban,

¡Uribe para co-

Para co-

¿Para colmos qué haces? ¿por qué sos tan ramplón?

Deberías comportarte, como lo hace tu clon”.

Zuluaga aceptaba, democrático y calmo

Uribe alegaba, cual Cristiano Ronaldo.

Y en la tarima, Oscar Iván musitaba:

¿Como habrían sido las cosas

si este no me “apoyaba”?

A lo mejor me iba bien, tal vez incluso, ganaba

Pero me fui de lambón

Y ahora todo se acaba”.

Pero si algo se rescata

De esta elección cruel

Es que el pueblo votó contra Uribe,

Y no por Juan Manuel.

Deja un comentario