“¡Que pasen los candidatos!”

bored

En los próximos días se llevará a cabo un evento de suprema importancia para el pueblo colombiano. Una situación que cada cuatro años requiere de toda la atención e interés de los ciudadanos de este país, pues incide directamente en sus vidas. Por supuesto me estoy refiriendo al mundial de fútbol de la FIFA, que este año (finalmente) cuenta con la participación de Colombia. Ah, sí, también se dan las elecciones presidenciales. Bueno, viendo que todavía faltan un par de lunes antes de que pueda empezar a hablar de fútbol, supongo que podría dedicarle este espacio a un “estudio” de los candidatos para presidente de esta nación; valiéndome únicamente de lo que creo saber de ellos, las impresiones que me dan sus fotos, y un “googleazo” de no más de cinco minutos.

Advertencia: Los que habrán leído entradas anteriores del blog , sabrán que, al no interesarme mucho el intricado mundo de la política colombiana, no domino el tema en absoluto; por lo cual mi estúpido, vulgar e irresponsable “análisis” de los candidatos no debería ser tomado en cuenta por nadie. Pero como aún hay gente que cree que este blog va en serio, vale la pena la aclaración. Habiendo dicho eso, si ustedes consideran que alguno de mis puntos son válidos y quieren votar de acuerdo a eso… ¡de nada!

Clara López

clara_lopez_contenido01
(Aún así, no veo lo que le vio Uribe.)

Como todo el mundo y su abuela anda contando chistes sobre la antigua relación romántica entre Clara López y Uribe, trataré de evitar la tentación de seguir a la manada y ahondar en cosas más importantes, como por ejemplo que Clara López parezca un villano de Harry Potter. Será una economista de Harvard y todo lo que quiera, pero eso no le quita la cara de profesora “cuchilla”, de esas que te ponen a recuperar matemáticas en vacaciones porque sacaste 2.95 en el último parcial y a la hijueputa no se le dio la gana de subírtelo a 3.
images
(“Gomez, donde le vuelva a sonar ese celular en clase…”)

Entiendo que habrá muchos que opinen que la mujer que quiera echarse este puto país en hombros tiene que tener “cojones”, pero me imagino que lo habrán dicho en sentido figurado. Ah, porque yo estoy casi seguro de que Clara López tiene cojones LITERAL (o, habría que preguntarle a Uribe…¡mierda! No me aguanté). Cojones que le sirvieron para ser una buena alcaldesa interina de Bogotá después de la debacle de su parcero Samuel Moreno, o para echarse encima a Petro (figurativamente, no como hizo con Uribe) durante la alcaldía de este.

Mal que bien, de presidenta, López nos pone a todos a caminar derechitos. Eso sí, a punta e rejo.

Enrique Peñaloza

peñalosa
(“…Y esta es mi foto para el catálogo de inverno de Abercrombie.”)

Peñaloza no podría ser más gomelo si hubiese nacido en Estados Unidos y se hubiese graduado de alguna prestigiosa universidad gringa… Momento, ¿cómo así que nació en Washington y se graduó de Duke? Mierda, parece que sí puede ser más gomelo.

Muchos recordarán su alcaldía en Bogotá como “Mockus 2.0” y eso le habrá dado muchos adeptos que pensarán que este podría ser lo más cercano a tener al querido “profesor chiflado” como presidente. Pero no es lo mismo ser alcalde de Bogotá que presidente de Colombia. Si Santos se veía ridículo en guayabera, chapeado del calor, dirigiéndose a un grupo de campesinos de la guajira; imagínense a Peñalosa sudando como puta en misa, vestido de camiseta Polo color pastel, medias y chancletas, exigiendo Wi-Fi mientras le pregunta a sus asistentes como se llama esta “seba” de pueblo en el que están. Peñalosa de presidente es capaz de mandar a la mierda a la Habana e invitar a Timochenko al Country, a resolver el proceso de paz jugando unos hoyitos de golf y una rondita de cacho, ala.

Si tuviera que adivinar, diría que en su juventud, Peñalosa fue de los manes
que con vos era super bien, pero que si llegaba a ver a tu novia en una rumba mal parqueada, se le sentaba al lado a decirle que vos sos un perro incorregible y que en cambio él nunca le haría daño. Básicamente es aquel “niño pijo” de Ford fiesta blanco y “jersey” amarillo de la canción de Hombres G. Pero bueno, por lo menos sabe montar bicicleta.
????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Juan Manuel Santos

Santos. Caricatura. Doble discurso. Con la nariz hecha un nudo

Ah, nuestro Presidente/Candidato. Muchos lo critican porque “no ha dado la talla” durante su tiempo como presidente, pero ¿es esto realmente culpa de él? Digo, en los ojos de los colombianos, seguirle a Uribe como presidente de la república es como ir después del cantante más amado de “La Voz Colombia”, vos sabes que hagas lo que hagas la gente va a preferir al anterior.

A lo mejor los que votaron por él pensando que él sería el próximo Álvaro Uribe se confiaron por la labor que Santos llevó a cabo como ministro de defensa, en donde finalmente se le dio algo de palo a la guerrilla; o quizá creyeron que, como Santos se había preparado para la presidencia desde pequeño, estaría mejor preparado para lidiar con lo que se le venía. Error. Grave error.

Santos no solo “aflojó” en su trato hacia los guerrilleros en los ojos de los groupies de Uribe (“¿CÓMO SE LE OCURRE HACER LA PAZ CON ESOS TETRAHIJUE$%&#@?”), sino que apenas llegó a la presidencia se abrió de su “padrino político” y dejó a Uribe con sus tres huevitos en la mano.

En otras palabras, hizo la de Paris Hilton: le dijo a la gente lo que quería escuchar y luego hizo lo que se le dio la gana. Pero, ¿qué podían esperar de alguien que se viene preparando para ser presidente desde pequeño? Uno de pequeño quiere ser bombero, astronauta, policía, pero ¿presidente? ¿qué quiere decir eso? ¿qué desde chiquito ya era un mentiroso, manipulador de mierda?

Los números de Santos son mejores de lo que mucha gente cree, y es verdad que en su ávida agenda de reformas se incluyen la ley de víctimas, la ley de ordenamiento territorial, la ley de tierras y otras tantas, pero ¿qué quiere Santos en realidad? ¿Ser el presidente que necesitamos hoy o ser recordado como el hombre que llevó a cabo el proceso de paz que terminó con más de cincuenta años de conflicto armado en el país? Si me preguntan a mi, el man es un ególatra que tiene estrellas en los ojos y va a por la gloria personal, sin importar las consecuencias. Pero bueno, probablemente va a ganar.

Martha Lucía Ramírez

b494746b6a2aa0e9da262e6703f0f49c

¿Qué puedo decir de Martha Lucía Ramírez?…

En serio, ¿qué puedo decir de Martha Lucía Ramírez? Es la candidata que menos prensa moja, ¡a veces hasta se me olvida que existe! Aparentemente es una abogada de puta madre y está más preparada que un kumis, de hecho fue precandidata presidencial en el 2010 pero perdió contra Noemí y Andrés Felipe Arias. Lo que me hace preguntar, si es tan tesa como dicen, ¿cómo pierde contra Noemí y Arias? Ese par no tienen dos neuronas que frotar para hacer una tercera.

Mientras que los otros candidatos han estado vinculados a escándalos, chismes, engaños y demás, María Lucía pasa casi completamente desapercibida. Lo paradójico es que en este caso, esto parece estar jugando en contra de ella, pues María Luisa pareciera no generar recordación en la gente. Si fuese su asesor de campaña le diría que comenzara una campaña de desprestigio vía twitter; que la parchara con los de anonymus, que se rumbeara a Uribe o que gritara “¡Mírenme! ¡Soy la única persona decente de esta manada de degenerados! O, por lo menos, ¡no la he cagado aún! ¡mírenme, pueblo de mierdaaaa, mirenmeeee!” o lo que fuera.

Pero no, ella insiste en ser la buena papa del paseo. La mosquita muerta. El helado de vainilla del combo electoral. Ojalá esa estrategia de quedarse callada y dejar que los otros pelen el cobre le funcione, porque Dios sabe que este país necesita de gente menos controversial y más racional. Es por eso que mi voto va para…¿cómo es que se llama?

Oscar Iván Zuluaga

hqdefault

Por último tenemos a Álvaro Uri-digo, Oscar Iván Zuluaga, el campeón de los lameculos de Uribe que fue designado a continuar el magnífico legado de seguridad, prosperidad económica y verraquera paisa. En un mundo ideal, el escándalo del hacker habría de restarle tantos puntos a Zuluaga que el único cargo al que debería aplicar sería a ser presidente del patio B de La Picota. Pero como estamos en Colombia, a Oscar Iván aún lo apoya muchísima gente, y por gente me refiero a los Uribistas furibundos cuya obstinada pasión por el ex caudillo solo puedo comparar con aquella de los “científicos” que todavía no aceptan que existe el calentamiento global, o la de los ultra religiosos que niegan la teoría darwiniana de la evolución.
Dr-Evil-and-Mini-Me
(“Lo llamare…Oscar Iván”)

Lo que verdaderamente me preocupa de Oscar Iván Zuluaga no es que desde ya haya demostrado su predilección por la “guerra sucia”, denotando una perversa hambre de poder, sino más bien que, de ser elegido presidente, nos demostraría una vez más el poder cuasi ilimitado que tiene Uribe en este país, donde puede poner de máximo líder a quien le plazca. Mejor dicho, desde que Maturana y el Bolillo eran técnicos de la selección no había sido testigo de una rosca antioqueña tan poderosa.

La única duda que me queda es, si Uribe podía escoger cualquier títere ¿por qué escogió uno que se parece tanto a Cerebro?

Diapositiva1
(¡La madre si no se parecen!)

En concusión, con toda esta intriga, sexo y traiciones ya no sé si estamos viendo las elecciones presidenciales o un episodio de Juego de Tronos. Aunque personalmente, preferiría mil veces tener que lidiar con dragones y “zombis de nieve” desde el picudo Trono de Hierro que pasar UN DÍA como presidente de este país de locos.

@kikosoto

PD. Ya que por este artículo muchos seguramente me tildarán de un “Daniel Samper Ospina Wanabee” ¡compártanlo! A lo mejor el man lo ve y me ofrece trabajo en Soho de pura lástima. Ey, si Uribe puede tener su mini-me, ¿por qué no Samper Ospina? Soy igual de blanco, me voy a quedar calvo y también necesito gafas. Piénselo parcero.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Mauricio M dice:

    Ahora no se por quien votar …
    Si por el candidato de Uribe,
    si por el excandidato de Uribe,
    si por la exministra de Uribe,
    si por el alcalde de Uribe o
    por la exnovia de Uribe.

    P.D. Menos mal que no puedo votar por Uribe!

Deja un comentario