Carta abierta a las mujeres que alegan que la caballerosidad ha muerto

nice_guys_finish_last

Subes a su apartamento después de algunos tragos, directamente a su habitación. No esperan mucho para empezar a besarse. Mientras se revuelcan en su cama, tus manos se aventuran por debajo de su blusa, bien subiéndole por la espalda hasta sus hombros o hacia abajo, colonizando hasta la cornisa de sus nalgas. Ella retira tus manos cada vez con menos ímpetu y sabes que, de seguir intentándolo, tu acelerador gastará sus frenos y van a terminar haciendo “snú snú”.

Como el 99% de los hombres, no necesitas tener un vínculo emocional para acostarte con alguien, así que en realidad nada te impide seguir adelante salvo tal vez la creencia que en muchos casos, una mujer sí prefiere tener algún vínculo sentimental a la hora de enterrar el payaso. Pero pasa algo: esta niña te gusta un poco más de lo usual, así que sabe que si quieres que el sentimiento sea recíproco, tienes que demostrarle que no eres un guache del montón, que no estas interesado únicamente en llevártela a la cama. Así pues, haces el ejercicio poco característico de contenerte y, “heroicamente”, sales de su apartamento pensando en tu caballerosidad y en el dolor que tendrás en la ingle dentro de unas horas. Eres un verdadero Lanzarote de Mazda 6. “Ahora sí que le voy gustar aún MÁS” piensas.

Lo que no has presupuestado es que una semana después, mientras sigues con tu carajada de “amor cortés” del siglo XIV, ella se empezó a meter con su ex novio, con quien lleva una relación más del siglo 12.000 AC, pues se comen cual cavernícolas.
eaa1fdcd4205f4aa1d8136c799c0bd0c

¿Suena personal? Debería, porque esto me sucedió hace algunos años. Sobra decir que cuando me enteré del fiasco me desilusioné un poco, no por haberle cedido una vieja que me gustaba a algún tarado, eso no. Me desilusioné de mí mismo por haberme echado el pajazo mental de que hoy en día actuar como El Príncipe Valiente me iba a llevar a algún lado con esta peladita.

Lo que estoy tratando de decir es que las mujeres tienen razón cuando se quejan de que la caballerosidad está muerta, pero de lo que no se dan cuenta es que la mataron ellas mismas. ¿Cuántas veces no han ignorado los avances de un tipo amable, cortés, atento y sobre todo, respetuoso para ir a pararle bolas a algún hijo de puta que las trata mal y se come a sus amigas? Adelante, piénsenlo, yo las espero… ¿lo ven? Si el que siempre termina enamorándolas es el canalla, entonces ¿qué esperan que aprendamos?
nice-guy-300x190

Recuerden que los hombres somos animales básicos que pasamos el 90% del tiempo pensando en cómo atraer mujeres, y sobra decir que para esto haremos TODO lo que sea necesario. Si fuera por nosotros viviríamos en cajas de cartón, usaríamos taparrabos y nos bañaríamos una o dos veces al año; pero como a ustedes les gustan la ropa bonita, los carros lujosos, los apartamentos bien decorados, que uno sepa bailar, tocar guitarra, que tenga “six pack” y demás, hay que volverse ese tipo de man para levantárnoslas a USTEDES. O que, ¿creyeron que hacemos abdominales porque se siente bacanísimo? ¡Por favor! Se siente como si te cascaran el buche desde adentro y a nadie le puede gustar eso, pero no importa porque es en pro de levantar. Es más, el día en el que les empiecen a gustar las narices chatas van a ver como hay millones de manes estrellándose de jeta contra las paredes. Pero sus preferencias no son lo único que ha acabado con la caballerosidad.

Otro factor determinante en la muerte del caballero es que, como un Blockbuster en la era de Netflix, su presencia se ha vuelto obsoleta. Recordemos cómo era la situación en tiempos pasados: el hombre “cortejaba” a la mujer dedicándole canciones, escribiéndole sonetos, ganando sangrientas batallas en su nombre y peor aún, pasando tiempo en su casa “ganándose” a sus suegros. ¿Todo esto para qué? Para que la mujer le tirara su pañuelo, lo dejara cogerle la mano, o si estaba muy de buenas, algún pico infantil se ganaba el desgraciado. Hoy por hoy, por lo general basta con media botella de ron y tres canciones de reggaetón para estar ya, por lo menos, jugando “guerra de lenguas” con alguna piroba que conociste en Tinder hace par de horas.
rottenecard_53418386_qwwnx78565

No me malinterpreten, no estoy en contra de que una mujer tenga plena confianza en su sexualidad y se coma los manes que quiera cuando quiera (ojalá y me hubiesen tocado más de esas); pero hay una gran diferencia entre eso y una mujer que deja que un hombre la cuentee cuando se le da la gana. En otras palabras, si vos queres ser la hembra a la que le entra más salchicha que empacadora de embutidos, genial; pero que sea porque vos lo queres así y no porque te enredaron hasta que sucedió.

Creo que mi punto es que nos han malacostumbrado. Nos han hecho creer que no vale la pena dedicarles canciones, o poemas, o tiempo, por el simple hecho de que ustedes mismas dejaron de exigirlo y peor aún, de apreciarlo. ¿Les gusta que un tipo sea indiferente? Bien. ¿Les parece sexy que sean un poco rudos y no les digan cosas lindas? Perfecto. Pero creo que deberían tener un mínimo común denominador de conducta que han de esperar que por lo menos esté enmarcado en el respeto. Recuerden que el sexo femenino siempre tiene valor (evidencia de esto solía ser el “dote” que en muchas culturas se pagaba a la familia de la novia), así que no la vayan a cagar como la cagamos los hombres, devaluando la moneda. Porque si hay una verdad máxima en la vida es que una cuca es re valiosa pero una verga es gratis…esperen…¿de ahí vendrá el dicho “me vale verga”?

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Chrak dice:

    La realidad jamás contada. Lo más triste es para ellas, por que terminan por arrepentirse de su estupidez llegados los 30’s. No soy misógino, pero si una raza extraterrestre quisiera salvar a la especie sin creyendo que somos hermafroditas, sin duda el 99% de los abducidos serían varones.

  2. Cami dice:

    “Hoy por hoy, por lo general basta con media botella de ron y tres canciones de reggaetón para estar ya, por lo menos, jugando “guerra de lenguas” con alguna piroba que conociste en Tinder hace par de horas.”
    Oh really? *sighs*

  3. a dice:

    Sólo expreso una opinión, sin más trascendencia. Me encanta poner las cualidades de nobleza y caballerosidad hacia las amazonas, las míticas mujeres guerreras de la leyenda.
    Se observa que en las películas del cine y la televisión, rara vez las actrices actúan en equipo, y mucho menos se comportan como mujeres guerreras, nobles y caballerosas.
    No entiendo exactamente la razón. Pero, es cuestión de creerse, o de que las mujeres guerreras, que aprenden a luchar en equipo, incorporen esas cualidades, de nobleza y caballerosidad.
    Por eso paso mayoritariamente de ver películas del cine y la televisión, ya sé lo que va a aparecer.
    Viva la nobleza, la caballerosidad en las mujeres guerreras, las amazonas de la leyenda.
    Son cualidades que me encanta adjudicar a las amazonas. Hay muchas formas de ser caballerosa y noble.
    Y así, de paso, se les da una lección a toda una cultura patriarcal, machista, a mi juicio.
    Bendiciones.

Deja un comentario