En respuesta a “Te ex quiero”

Break-Up-Quotes-53

Este blog va dedicado a mis ex novias. Para que espero se acuerden la razón por la cual les gusté al principio, que es la misma por la cual me terminaron… por payaso.

***

Hace unos días leí un blog titulado “Te ex quiero”. Esta es una carta abierta a la autora de ese blog, conocida como “Floricienta”. Si no lo han leído, se los recomiendo y lo pueden encontrar aquí: http://elrincondefloricienta.com/2014/10/15/te-ex-quiero/

Hola Floricienta.

Déjame comenzar por aclararte que en realidad me gustó tu blog. Entre más lo leo más te admiro como persona, pues tu actitud es más buena onda que la de Cándido de Voltaire luego de dos pepas de éxtasis, y eso es refrescante en un mundo tan lúgubre como el nuestro.

Habiendo hecho esa salvedad, me temo que a continuación voy a valerme de tu escrito para exponer mi propio punto de vista sobre los ex, sus significados y la necesidad de que sean parte de nuestras vidas; óptica que disiente un poco de tu optimismo inquebrantable. Espero no te ofendas y me permitas ser el Yang de tu Ying, o por lo menos, el cuasi insoportable momento amargo de tu golosina agridulce.

Warheads
Tu y yo podríamos ser como los dulces “Warheads”, pero sin la diabetes.

Bueno, sin más preámbulos.

Comienzas por plantearle una connotación peyorativa a la “palabra” “Ex”, que es en realidad un prefijo que significa “que fue y ya no es”, que solía escribirse por separado de la palabra a la cual estaba sujeta pero que a partir del 2010 se escribe unido, sin guiones, a la palabra prefijada si esta es univerbal (por ejemplo, la diferencia entre “exnovio” y “ex Director General”). Pero bueno, normas gramáticas a un lado, este prefijo ha llegado a denominar coloquialmente a aquellos que “alguna vez fueron pero ya no desempeñan” la labor de ser nuestras parejas y por lo menos yo no veo por que tiene que ser algo espeluznante ni tampoco entiendo por qué (y aquí es donde amablemente disiento con vos) nos tenemos que sentir mal por querer tenerlos en la periferia de nuestras vidas.

Antes de que creas que soy el típico troll de internet, dispuesto a difundir el odio “porque ajá”, entiende que no estoy haciendo una apología al odio, ni mucho menos. Racionalmente, no tiene sentido odiar ni a los ex ni a nadie (las cucarachas y los nazis siendo excepciones a esta regla). Pero el odio, como el amor, es algo irracional y demente que nuestra aún imperfecta raza humana está sujeta a padecer; por lo cual es entendible sentir una aversión hacia algún ex, sin importar cuanto hayamos amado a esa persona en el pasado. Por lo menos, así funciona en el resto de nosotros, humildes mortales.

A lo que viene tu pregunta “¿pudimos amar tanto a alguien que hoy ni siquiera nos importa?” ¡Por supuesto! Todo lo que sea cambiante (como las personas) está sujeto a desagradarnos o agradarnos en un momento dado! Como cuando de chico a mi me encantaban Los Caballeros del Zodiaco y ahora me importan tres pelos del culo si matan al guevón de Seiya (pero a Shiriu no, a Shiriu me lo respetan, hijueputas). O, cómo bien dices tu, algunos párrafos más adelante:
“En mi caso, yo a las quince años no era igual que a los veinte. Ni a los veinticinco era igual a la mujer que soy hoy en día”. ¿No crees que esto justifica en cierta forma el que ya no quieras a alguien que solías querer, en otra época de tu vida, cuando eras otra persona?

Pero incoherencias aparte, creo que tu posición es irrealmente exigente en algunos momentos. O sea desearle suerte a un ex y felicitarlo en un cumpleaños es una cosa pero, ¿suponer que nuestros exes sean nuestros mejores amigos? ¡La chimba! Tampoco nos vamos a poner a cantar Enanitos Verdes alrededor de una fogata con nuestro primer polvo pues.

Recuerda que los ex son ex POR UNA RAZÓN, y que si fueran tan la verga como dices, aún los llamaríamos “novios” o “novias”, “maridos” o “esposas”. Asimismo, tampoco existirían canciones pa cantar ebrio a todo pulmón, como “Rata de dos patas”; y si todos fuéramos mejores amigos de nuestros ex ¿de qué cantaría Taylor Swift? Dime, ¿pensaste en Taylor Swift? Claro que no, nadie nunca piensa en la pobre Taylor Swift.

original
¡Que alguien piense en Taylor Swift!

Me parece, Floricienta, que contigo hay dos posibilidades: o sinceramente crees que los seres humanos hemos progresado al punto en el que puede existir un mundo en donde los celos, los malos entendidos, y la desconfianza entre las parejas no exista, y eso es supremamente loable de tu parte… o eres de las que aún juran que Santa Claus es quien te trae regalos en diciembre (en ese caso ¡Spoiler!: son tus papás).

No estoy diciendo que parezcas ingenua como tal, solo que a veces pienso que eres el tipo de persona que se dice “¿por qué será que israelíes y palestinos no hacen las paces y ya? ¿en serio qué les cuesta?” y eso, aunque tierno, es simplificar un pelín la situación. Porque sí, a veces el rajar de alguien significa que no has superado a esa persona, pero no creo que la vieja que le pone a su ex una orden de caución lo haga para decir “ey, aún te quiero”. No, el resentimiento entre exnovios es algo real para la cual la única cura es el tiempo, pero te garantizo que nadie va a poder superar a nadie si no se alejan por lo menos un rato, ipso facto perdiendo la oportunidad de ser “BFF”.

Pero el verdadero problema, para mí, llegó en este pasaje:

(un ex es) Una persona importante en nuestras vidas que por encima de todo, merece el mayor de nuestros respetos. O no. Porque como dije antes “para ser un buen ex, tuviste que ser una buena pareja”. Y entiendo esos casos donde el mal querer hizo mella, donde nunca existió una amistad ni un amor sincero. Entonces en esos casos, se entiende que un ex quede desterrado para siempre.

Primero porque entendí que tu visión sobre los ex novios está sujeta a tu entendimiento de algo que llamas “amor sincero” pero que jamás defines. ¿Acaso tu concepto de amor tipo Barney, el dinosaurio es la verdad última? ¿Qué te hace pensar que tú idea de amor es más válida que la que puede tener otro? A lo mejor a ti te puede parecer que la monogamia está intrínsecamente ligada al amor, pero entonces ¿qué le dirías a esa pareja de swingers? ¿o al musulmán/mormón/miembro de secta suicida, que tiene cinco esposas y dice amarlas a todas? Yo diría que en una relación de amor no pueden haber golpes, pero ¿y si se cuadran un sádico y una masoquista? Preguntas dignas del Filosoraptor, querida Floricienta.

Barney
(“Barney nos ama; yo amo a Barney; ergo, por ósmosis tu y yo nos amamos).

Y segundo porque en este párrafo evidencia que este artículo apela a una especie de paradójica “ruptura perfecta” en donde alguien dice “Ya no te quiero” y la otra persona responde “Ah, ok. Pues bueno, ¡que te rinda!” y luego estrechan la mano y se van por sus respectivos caminos, silbando y brincando cual Mary Poppins mientras pajarillos silvestres se posan en sus hombros. Cuando en realidad una terminada es un asqueroso proceso de horas o hasta días en donde por lo menos UNA de las dos personas sale con el corazón absolutamente mutilado, y la otra tampoco es que se sienta re bien.

Este desapego con la realidad me hizo caer en cuenta de que tu, Floricienta, solo gozas de un conocimiento parcial sobre lo que significa terminar; pues parecieras alguien que ha terminado con gente, pero a quien NUNCA LE HAN TERMINADO y por eso sencillamente NO LE ENTRA la lógica de no querer a un ex, salvo en casos específicos en los cuales tampoco ahondas. Pero no te culpo por esto, con lo buena que estas (me guío por las fotos del encabezado de tu blog) ¡quien iba a ser tan bruto de terminar contigo! ¡bombón! El problema es que me parece un poco indecoroso el que nos hables si no has padecido todas las circunstancias de una ruptura amorosa. De hecho, en este punto, siento que el tratar de darte a entender el por qué uno quisiera alejarse de una persona a la cual quiso en algún momento sería un ejercicio fútil, porque eso es como tratar de explicarle a alguien el por qué te gusta el olor a gasolina o el comerse los mocos: únicamente otra persona que comparta eso te lo podría entender.

Eso sí, estoy completamente de acuerdo contigo en que hay que agradecerle los ex, porque solo el haber besado sapas te hace apreciar a una princesa.

O mejor dicho, en palabras de Cee Lo Green:

Floricienta, si te he ofendido con esto, espero me perdones. O si te es más fácil, cuadrémonos, me terminas, y LUEGO me perdonas ya que eres tan pana de tus ex. Yo de mi, feliz de darte besitos y de averiguar si lo que dices va en serio.

Tú me dirás.

Con amor,

@Kikosoto

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Floricienta dice:

    Hola, querido “odio los lunes”.

    A medida que iba leyendo tu post, por momentos, me daban ganas de cerrar la página y no concederte el tiempo del final. Pero ya que tú te has tomado tantas molestias en no solo leer “Te ex-quiero” y hacerlo tan tuyo (por lo que veo) de cogido aire, bastante aire y he podido terminarlo.

    Groserías aparte (por tu parte) me centraré en lo importante para mí. Porque al final ¿es de lo que se trata no? Me sorprendes. Y me sorprende toda esa gente que ha hecho suyo este post, imponiendo un juicio de valor como si hubiese cometido un delito y tuvieran que juzgarme. Realmente me quedo atónita, aunque no tanto, al ver este tipo de respuesta. Creo que las verdades duelen y si este artículo ha sido compartido tantísimo, ha removido tanta “mala sangre” y lo mejor…ha ayudado a más personas que ofendido (sin entender aún por qué) es por algo. Y ese algo rebosa de connotaciones positivas aunque tú, como muchos otros, se empeñan en tirar por tierra.

    Es increíble la capacidad creativa de manipular mis versos, este escrito, de hacer demagogia y daño gratuito con temas tan graves como es el maltrato. ¿Acaso defiendo eso como amor? ¿Acaso digo que hay que llevarse bien con todos los exs del mundo mundial? Porque aunque “me llame” Floricienta y crea en un mundo mejor, no soy gilipollas. Y sí, también sé que el Ratoncito Pérez no existe. O sí ¿quién sabe? 😉

    Estupideces aparte (por tu parte) te diré una cosa. O muchas. Ya sabes eso de las mujeres, que hablamos hasta por los codos. Imagínate lo que podemos llegar a escribir.

    Mis reflexiones y opiniones no se basan en una verdad absoluta. Son simplemente escritos que me salen del alma (sí, yo tengo alma) y del corazón (sí, también tengo corazón). Escritos que cuando descubrí que ayudaban a los demás, no dudé en seguir haciendo crecer este rincón. Personas que saben leer sin maldad ni malas intenciones cada una de mis letras. Respeto que no guste, que no llegue o que simplemente no lo compartan. Lo que no respeto es las faltas de respeto, las burlas y gracias indecorosas (como me gusta esta palabra) de personas como tú, que intentan magnificar a modo de un escrito (muy bien escrito por cierto) lleno de cultura suprema, versiones de alguien que ha leído y visto muchas películas y se sabe el nombre de personajes que aumentan el nivel de inteligencia superficial, de un texto que más que ofenderme, me parece absurdo. Absurdo porque me pides que me justifique. Ante ti. Ante una persona que no conozco de nada y se ha dirigido a mí de estas formas. Es como el que pega (ya que has hablado de eso) que luego va y pide perdón. ¿Y ya está? No mi querido “odio los lunes”.

    No siento pudor en decir que yo sí que creo en un mundo mejor y que por supuesto creo en las personas. En la evolución, en llegar a alcanzar ese estado de “iluminación” dónde el ego pase a un segundo plano y donde las buenas intenciones maten a las malas. Por supuesto que no entiendo de guerras ni de cómo las personas se matan entre ellas por una tierras que no es de nadie. No entiendo esas religiones que premian la muerte como el camino hacia la liberación. Ni esos “amores” que citas. No apoyo ningún tipo de maltrato. ¿Qué ñoña soy verdad? ¡Que estúpidos los que no son capaces de empatizar con el dolor ajeno! Qué estúpidos los que critican a Disney. ¿Sabes la verdadera historia de Walt Disney? ¿Sabes todo lo que ese hombre hizo?. Da igual. Siempre es mejor ser fan de alguien que no crea en el amor y asuma que vivimos en un mundo de mierda. Porque sí. Vivimos en un mundo de mierda. Porque queremos y porque así, nos lo hicieron creer. Yo intento que no sea así y con esto no digo que viva en “los mundos de yupi” que por cierto…te invito a que vengas conmigo cuando quieras. Me refiero a que en la medida de lo posible, intento quedarme con lo bueno, dejando atrás a todas esas personas tóxicas que pasaron por mi vida (también a algunos exs) y sobre todo, vivir con respeto. Respeto hacia la honestidad que hace que mis días, sean menos grises en todos los sentidos. Por cierto, mi color favorito no es el rosa. Es el blanco.

    Y en cuanto a los exs…¿Dónde has leído tú todas esas conjeturas? No es una ley, no es una opinión impuesta ni que todos tengan que llevarse bien con sus exs. Hay miles, miles de historias y dejo bien claro que entiendo esas situaciones donde “un ex quede desterrado para siempre”. Hablo de lo triste que es haber compartido tanto con alguien y que hoy en día, no seamos ni capaces de mirarle a la cara. Hablo de todas esas historias que terminaron y que podrían seguir con un punto y aparte. Y ¡¡por favor!! CLARO QUE PUEDEN SER NUESTROS MEJORES AMIGOS. ¿Por qué no? ¿En qué mundo vivimos? Para ti no, por tus experiencias. Para mí sí. Y SÍ BIEN GRANDOTE. Pero alguien que piensa como tú, no podrá jamás entender lo que quiero decir con esto. Y no digo que tus pensamientos sean peores y los míos mejores (ojo, que luego harás otro post sobre este comentario). Digo que estamos en niveles de consciencia distintos. Que tu paso por esta vida es muy distinto al mío y que para mí, las relaciones humanas sobrepasan los límites ESTÚPIDOS impuestos por una sociedad, que nos ha hecho creer cosas que no son ciertas. Al final, cada uno elige cómo vivir su vida. Yo la elijo de esta forma y tú a la tuya. Qué sabrás tú de mis exs, de mis relaciones, de lo que he podido llegar a sufrir, de lo que me han hecho o dejado de hacer. Qué sabrás tú para juzgarme de esta forma. Se me quedan muchas cosas por contestarte, hubiese ido párrafo por párrafo pero no lo considero necesario. Piensa realmente lo que quieras de mí y de mi escrito.

    Me enseñaron a ser agradecida (ya lo sabes) así que gracias. Gracias por tu paso por Floricienta, gracias por haber hecho esta reflexión tan tuya. Me quedo con que de alguna forma, he removido tu conciencia, tu corazón y un trocito de tu tiempo.

    Por cierto, que sepas que los lunes, también pueden ser el mejor día de la semana.

    1. Adriana dice:

      Escribi una entrada en donde uno la opinión de los dos pueden pasar a verla. 😀

      1. Adriana dice:

        Escribi una entrada en donde uno la opinión de los dos pueden pasar a verla. 😀
        http://amfdc.blogspot.com

  2. Monica dice:

    Ojalá Floricienta lo haya leído

  3. Karen dice:

    Me causa gracia la ruptura perfecta que describres, porque es exactamente la descripción de lo que pasó con mi última pareja. Así que no, no todas las rupturas son un asqueroso proceso.

Deja un comentario