Trabajando con amigos

sb_handshake

Hay dos maneras para acabar una amistad: bajarle la novia o asociarse. Ambas son eficaces pero la segunda es infalible.

“Pero Kiko, yo me llevo bien con este man, somos amigos desde que teníamos once años así que por ende trabajaremos bien juntos y-”, ¡NO! ¡NO, MALDITA SEA, NO! No me importa si se creen la mejor combinación desde la cola y la pola, el hecho de que sean BFF no significa que vayan a trabajar bien juntos.

parceros
“Combinar amigos con responsabilidad y dinero, ¿qué podría fallar?”

Primero que todo, uno cree conocer a su amigo, pero ¿en realidad lo conocen cuando hay plata de por medio? (Y estoy hablando de plata de verdad, no de los cincuenta lucas que se te quedó debiendo después de la farra del finde pasado). Piensen bien en esto si quieren asociarse con sus amigos, porque cuando de dinero se trata he visto a algunos amigos transformarse de formas que harían sonrojar a Hulk.

Otro factor importante a la hora de asociarse con los amigos es que uno no se acuerda de las cagadas que han hecho, lo cual pasa principalmente porque en muchas ocasiones uno fue partícipe de esas mismas cagadas. Es chistosísimo cuando tu parcero te cuenta que llegó dos horas tarde al trabajo porque se la amarró anoche con un trío de suripantas tenebrosas. No es tan chistoso cuando te llega tarde a una reunión de trabajo que ustedes tenían porque “su tío se enfermó y luego su carro no prendió y es que el trancón a esa hora, bla bla bla” pero el malparido huele a los pantalones de Charlie Sheen. Recuerden esta importante ley científica: todos los defectos de tus amigos se exacerban al 200% cuando trabajan juntos, así que no se sorprendan cuando “el alma de la fiesta” se convierta en “el hijueputa borracho irresponsable” delante de sus propios ojos.

Por si fuera poco, piensen que si fueron amigos antes de asociarse, ya traen consigo un bagaje de experiencias juntos (buenas y malas) que pesarán a la hora de camellar. Uno cree que las cosas ya se superaron hasta que, en medio de una discusión sobre el porcentaje de venta te salen con “¿pero cómo voy a confiar en vos si te rumbeaste a mi hermana, ¡malparido!” y otros ejemplos de sus épocas preescolar. Además, asociarse con muchos amigos también es una mierda porque SIEMPRE hay uno que no hace un carajo salvo sacarle la piedra a los demás…de hecho, si usted está asociado con varios amigos y la está pasando del putas, usted ES ese cabrón que no sirve para nada.

Ma-Ti
¿Para qué putas le servía este man al parche de los planetarios? Nunca lo sabremos.

Pero bueno, incluso después de que he tratado de advertirlos aún quieren asociarse con algún parcero. Okey, si van a ser así de pendejos entonces por lo menos traten de minimizar el riesgo siguiendo estos breves consejos:

1. Búsquense alguien con quien ya hayan tenido peleas FUERTES y sigan siendo amigos (Si hubo coñazos de por medio, mejor). Cuando se asocien, van a pelear mucho así que conviene que ya sepan que el otro no es rencoroso.
2. Elijan un amigo no TAN cercano. Es más fácil expresar descontento con gente con la cual no has hecho un pacto de sangre y además no se tienen que ver 24/7 porque por lo menos los fines de semana descansan de la presencia del otro.
3. Recurran a gente que piense parecido a ustedes. Suena teta pero hay quienes pensarán que un amigo que es completamente opuesto puede funcionar mejor porque “se complementan”. Si usted es un nazi, no se asocie con su amigo hippie. Eso de “la pareja dispareja” funcionaba en televisión.
4. No vaya a escoger al “loco” del parche. Yo sé que vos lo queres mucho, pero si al man le dicen “pandemia”, es por algo. Luego no te quejes cuando se te pierda tres días porque andaba de farra.
5. Listo, asóciense con amigos…pero NUNCA SE METAN EN NEGOCIOS CON FAMILIARES.

Esa última es la regla más vital de todas. ¿Creen que esa navidad en donde tu sobrino llegó con tu ex novia fue incómoda? Esperen a ver lo que es una fiesta familiar luego de que quebraste una empresa por culpa de primo…

@Kikosoto.

Deja un comentario