Avianca y Claro: ¡Los amo! ¡No me demanden!

on

bored

La semana pasada formulé una pregunta en mi estado de Facebook sobre dos empresas que, por lo que veía en redes sociales, tenían colmada la paciencia de sus usuarios. Momentos después de haber subido la pregunta ya tenía varias respuestas de amigos que declaraban (a mi parecer) un empate técnico entre dos entidades tan incompetentes que sus departamentos de reclamos han de oír más quejas que set de película porno. Por supuesto estoy hablando de Claro y Avianca.

Pero, ¿qué hacen estas compañías para irritarnos tanto? ¿cómo llegaron a ser tan nefastas? Y ¿podemos realmente hacer algo al respecto? Propongo que vayamos más allá del pésimo servicio y analicemos un poco este par de corporaciones, comenzando, claro está, con Claro (lo siento, no pude evitar el juego de palabras).

Tengo la seguridad que desde que ACME le enviaba productos chimbos al Coyote no se veía una empresa que defraudara más a sus usuarios que Claro.

No podrían ser peores si lo intentaran de broma, aunque a veces yo mismo me pregunto si de hecho lo que hacen es una elaborada broma, porque ¿no les resulta paradójico que una empresa de celulares cuya calidad de señal telefónica sea comparable con atar dos vasos plásticos con una cuerda de hilo se llame Claro? Aunque sinceramente si me ponen a escoger entre los dos, creo que me quedo con los vasos plásticos, por lo menos en ese caso el parcero con el que estaba hablando no me cobraba el mensaje que me mandaba si yo no lo quería aceptar; y en el momento que quisiera “terminar el contrato” solo bastaba con usar unas tijeras para literalmente desconectarme del servicio. ¿Han intentado zafarse de Claro? Es más fácil agarrar un pescado de las guevas.

Y es que Claro es como esa novia sociópata que te amarra para siempre. Es la que te pregunta cómo quieres ponerle a tus hijos después de la primera cita; la que finge un embarazo cuando amenazas con irte con otra; la que te cuelga en la mitad de la conversación (en ese aspecto Claro es EXACTAMENTE como una novia sociópata); la que sabe que eres un petardo y que te tiene de los cojones, porque la alternativa es peor. Es ahí donde Claro se vuelve verdaderamente detestable: cuando te das cuenta de que disfruta al verte tratar de huir y no poder lograrlo, cuando sabes que en realidad se está es burlando de ti, porque como ya les dije antes, no es coincidencia que se llamen Claro.

Luego tenemos a Avianca, legendaria empresa colombiana. Responsable de miles de aneurismas cerebrales.

Uno pensaría que después de tener una terminal exclusiva para la aerolínea (el Puente Aéreo en Bogotá) y de absorber competidores como SAM, ACES y TACA, Avianca finalmente tendría la capacidad para prestar mejor servicio a sus desesperados clientes. Pero con el tiempo me he dado cuenta de que Avianca es menos una empresa y más un sistema digestivo, pues todo lo que absorbe lo vuelve mierda.

Bien lo señalaba un amigo en uno de los comentarios, comparando los errores de Avianca con los de Claro: “Avianca la caga tres veces al año. En cambio Claro la caga al desayuno, al almuerzo y a la cena. Y con postre.” Cierto, pero las cagadas de Claro son “cagaditas molestas” como que se te corte momentáneamente la llamada con tu jefe o que tu novia te putee por no responderle los mensajes que SÍ LE RESPONDISTE PERO QUE EL HIJO DE PUTA CELULAR NO MANDÓ PORQUE NO SE LE DIO LA PUTA GANA. En cambio las cagadas de Avianca, aunque menos frecuentes, son mucho más intensas. Una cagada de Avianca puede dejarte esperando 12 horas en el aeropuerto y luego cancelarte el vuelo con un “disculpamos la molestia, pero paila. Eche pa´ la casa y vuelva mañana” (algo que sucedió de verdad).

De hecho las cagadas de Avianca son tan pesadas y dolorosas que la única explicación posible para ellas es que haya estado comiendo cantidades industriales de Taco Bell. Por lo menos antes Avianca tenía más clase, te daba trago y te dejaba fumar en el avión, porque ¿quién no quiere estar borracho y fumarse un cigarrillo después de la culeada que te pegaban con los pasajes? Pero esos días se acabaron, ahora la única forma de que te traten como un ser de la misma especie es canjeando un número absurdo de millas (que además te has ganado después de aguantar años de su abuso) a cambio de un pasaje “de cortesía”… mejor dicho, te tratan como si fueras la fea del salón y te estuviesen sacando a bailar una canción en agradecimiento por haberles hecho la tarea todo el semestre. Malparidos. Aquí lo único bueno es que si Claro es una novia sicótica, Avianca es como un primo imbécil porque aunque cada vez que hablas con él te peleas, afortunadamente solo tienes que lidiar con él de vez en cuando y por lo general en vacaciones con tu familia.

Ahora, ¿qué se puede hacer? Lamentablemente, no mucho. Sí, pueden usar otra aerolínea o cambiarse a otro operador, pero ya vimos que lo segundo no siempre es fácil y lo primero no siempre se puede. Queda entonces indignarse, armar quilombo, recolectar firmas, hacer una marcha…o hacer lo que yo hago y resignarse. Aceptar que tenemos dos empresas literalmente malévolas en este país y que muchas veces, tristemente, vamos a depender de ellas.

Sí, estoy de acuerdo, quejémonos y aleguemos, pero no por un buen trato que nunca llegará sino por algo más realista: un trato ligeramente “menos peor”. Exijamos nuestras millas, minutos adicionales, almohadas y 3G; insistamos en vuelos puntuales, tarifas razonables y mejor señal; pataleemos por todos los tragos, piropos y cariñitos que podamos adquirir porque si nos van a coger, por lo menos que sea con amor.

K.

 

 

Pregunta de la semana, ¿hay algo peor que Avianca y Claro?

 

Yo empiezo: ¿Algo peor que Avianca y Claro? Este blog.

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. @MovistarCo es infinitamente peor, sólo que no afecta tanto porque es 2 o 3 veces más pequeña que Claro.

  2. andres felipe silva dice:

    saludcoop

  3. paitoescobar dice:

    Padecí Claro por mucho tiempo y, como a un marido sicótico, terminé yo indemnizándolo con un montón de plata para poderme largar (Es en serio. Era capaz de todo con tal de librarme de ese karma). Sin embargo hay algo que es peor, porque de ninguna forma nos podemos librar de él si vivimos en Colombia: ¡El sistema de salud de este país!

  4. donhaquijota dice:

    A modo de sugerencia, la forma más rápida y fácil de salir de claro, es solicitando una portación directamente con otro operador. Como es tan actual la operación, está altamente vigilada, y se hace en 3 días de solicitada.

  5. Santiago Rodriguez dice:

    Otra peor son los de Color Run llevan prometiendo una carrera desde hace 3 meses

Deja un comentario